miércoles, 17 de junio de 2009

El juez otroga la guardia y custodia a Lydia Bosch y fija en 7.500 euros la cantidad que deberá pasar al mes Alberto Martín a la actriz

25 días después de la primera vista por el contencioso de divorcio entre Lydia Bosch y Alberto Martín Caballero, el titular del Juzgado número 3 de Pozuelo de Alarcón ha dictado el Auto con las Medidas Provisionales previas al juicio de divorcio entre la actriz y el arquitecto, a través se otorga la guardia y custodia a la madre, si bien entiende el juez que ambos están capacitados plena y sustancialmente para cuidar a los hijos.

El motivo por el que se le ha otorgado el cuidado de los gemelos a la madre por la edad de los menores –seis años- y por la mayor disponibilidad de tiempo de Lydia Bosch frente al de su ex marido, arquitecto de profesión.
Asimismo, el juez ha valorado la disposición de Alberto Martín para con sus hijos, Ana y Juan, y los valores y la educación como aspectos positivos.
A pesar de que la intérprete catalana solicitaba en la demanda que sus hijos no pernoctasen en el domicilio paterno, el juez cree que ‘no hay razones restringir el régimen de visitas y contactos del padre con los menores, sino todo lo contrario’, algo que hace pensar que el juez valora de forma muy positiva el hecho de que Alberto se ocupe personalmente de llevar a los pequeños al colegio o de seguir muy de cerca su evolución en el centro educativo donde asisten. Así, el magistrado no ha creído que haya riesgo alguno en que los niños pasen tiempo con su padre, que, como hasta ahora, podrá tenerlos fines de semana alternos y podrá ir a recoger cada miércoles al colegio.

Alberto deberá pasar a Lydia 7,500 euros mensuales.- En cuanto al régimen económico, hasta que se celebre el juicio Alberto deberá pasar a su ex mujer 7.500 euros en concepto de pensión alimenticia de los hijos y los gastos derivados del mantenimiento de la vivienda conyugal, desatendiendo las elevadas pretensiones económicas en concepto de pensión compensatoria que solcitaba ella. Hay que recordar que la actriz catalana solicitaba este apartado un total de 15.000 euros a los que había que sumar más de cinco mil en concepto de pensión alimenticia de los pequeños y los gastos de éstos. Aunque el fiscal solicitaba el uso y disfrute indefinido del domicilio conyugal –un chalet que compraron en la urbanización que él mismo construyó en Pozuelo de Alarcón-, el juez puntualiza que el uso por parte de los menores ‘no será impedimento para su venta’.
El juez define como 'sospechosa' la denuncia por presuntos abusos.- Lo que resulta, quizá más llamativo sea el hecho de que el magistrado haga refrencia en el apartado de la guardia y custodia la denuncia penal que le interpuso la actriz por supuesto abuso de menores. Según el juez, ‘no puede ignorarse que la denuncia resulta ser sospechosa, ratiore temporis, y el propio informe pericial psicológico que se aporta por parte de ella parte de reconocer que el 50% de los casos en los que durante un proceso de divorcio un menor denuncia abusos sexuales, resulta ser falso’. Hay que recordar que la actriz presentó la demanda de divorcio diez días antes que la denuncia por presuntos abusos a una menor. En este sentido, el juez insiste en ‘lo extraño que resulta que, conociendo la madre los presuntos abusos, cuando interpone la demanda de divorcio no sólo no se hiciera referencia, sino que se pidiera entonces el máximo régimen de visitas para el padre’. Así las cosas, ambas partes deberán acatar estas medidas hasta que se celebre el juicio por el contencioso de divorcio, aunque éste no se celebraría, probablemente hasta el próximo otoño.

1 comentario:

sergio cabanillas sirelion dijo...

Es increible ver como estas personas públicas se aprovechan supuestamente de las ventajas legales que les da ser mujer.
No obstante creo que estos abusos del "me maltrató" para obtener mayores beneficios empieza a ser una vergüenza demasiado numerosa para pasar desapercibida. Cosa que a todos nos beneficia.